Efectivos de la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo rescataron en la mañana de ayer a los 68 ocupantes de una embarcación que se encontraba a la deriva en aguas del Estrecho de Gibraltar. La lancha, de unos cinco metros de eslora, se encontraba a unas siete millas al oeste de la costa de Tarifa (Cádiz) y las condiciones meteorológicas no eran del todo buenas para navegar, ya que el viento de Poniente trataba de rolar a Levante y el mar se encontraba algo picado. A estos se sumaba, la difícil visibilidad a causa de los bancos de niebla.

Estos pudieron ser los motivos que llevaron a los ocupantes de la lancha neumática, entre los que se encontraban 22 mujeres (dos de ellas embarazadas) y nueve menores de edad, a realizar numerosas llamadas al servicio público de emergencias 112, alertando sobre la situación en que se encontraba la expedición clandestina. Nada más recibir las llamadas de alerta, pasadas las 7.30, una embarcación de Salvamento Marítimo, además de unidades de la Cruz Roja y la Guardia Civil se desplazaron hasta la zona en la que se encontraban los inmigrantes de origen subsahariano. Mientras tanto, en tierra, efectivos de Protección Civil y de la Cruz Roja, esperaban la llegada de los indocumentados a pie de muelle.

Una vez localizados, los inmigrantes fueron remolcados hasta el puerto de Tarifa, donde desembarcaron en buen estado de salud. No obstante, las autoridades sanitarias confirmaron que un varón tuvo que ser trasladado hasta el Hospital Punta Europa de Algeciras (Cádiz), al sufrir una rotura de tibia y peroné de la que tuvo que ser intervenido en la mañana de ayer, y por lo que ha quedado hospitalizado. Las dos mujeres embarazadas fueron conducidas hasta el centro de salud de Tarifa, donde fueron sometidas a una amplia exploración, donde se confirmó su buen estado de salud.

Los indocumentados, a excepción del que quedó ingresado, están en el Centro de Internamiento para Extranjeros de La Piñera, en Algeciras, donde permanecerán hasta que se realicen los trámites para su expulsión.

Por otro lado, la funeraria Sefuba, que ha sido contratada por los familiares de dos de las víctimas mortales del naufragio del pasado 29 de junio (del que consiguieron salvarse diez personas de 30 o 40 que había en la patera, y del que sólo se han recuperado siete cadáveres), ha denunciado a la delegación provincial el “estado de abandono de dos de los inmigrantes” que estaban en el Instituto Anatómico Forense de Cádiz, según informa Efe.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Rescatados/68/inmigrantes/aguas/Estrecho/elpepuespand/20090726elpand_5/Tes